Bienvenida

El Blog de Viajero en el Tiempo. Gracias por visitar este Humilde Blog. Si encontráis material protegido por derechos de autor o que no debe estar aquí, podéis contactar conmigo y a la mayor brevedad posible lo retiraré. Gracias.
gadgets para blogger

domingo, 4 de octubre de 2020

Las Primeras Invasiones. La Gran Aventura de Los Godos. El Ocaso de Roma.

La Gran Aventura de los Godos.

Adrian Goldsworthy-2.jpg
Adrian Goldsworthy, 2016, Enlace

      


      Adrian Goldsworthy habla de otras obras relacionadas con el tema de La Caída del Imperio Romano y dice: “Ninguno se esfuerza en vincular el Imperio del siglo IV con el Alto Imperio Romano, y es necesario comprender de forma más global como era el Imperio Romano y discernir las causas de su caída”

      Los que visitamos los museos y monumentos repartidos por lo que fue el Imperio Romano, todavía nos sorprendemos de su caída, porque lo que surgió de entre sus ruinas resulta tremendamente primitivo. La denominación de Edad Oscura para la Edad Media está muy arraigada en la mente de la gente, a pesar de que es un término que los estudiosos han dejado de utilizar hace mucho tiempo.
La eterna pregunta: ¿Por qué se Hundió Roma? Éste continúa siendo uno de los grandes interrogantes de la historia. En el mundo del autor, el mundo anglófono, “La caída” está ligada a la decadencia. Roma nunca fue abandonada, aunque a lo largo de los siglos que siguieron a la caída, su población se redujo de forma drástica, desde el máximo alcanzado en el momento del esplendor del imperio.
A parte de la capital, muchas otras ciudades modernas, se han construido sobre cimientos romanos, algo que resulta evidente en los trazados en cuadrícula de sus planos urbanos. Otras ciudades desaparecieron por completo y las situadas en zonas desérticas nos brindan algunas de las ruinas más románticas del planeta.
      El autor apenas ha utilizado los términos modernos “Bizancio” y “Bizantino”, y cuando lo ha hecho y cuando ha hecho referencia a los emperadores que gobernaron desde Constantinopla, los ha llamado romanos, aun cuando ya no controlaban Italia ni la propia Roma. Así, nos cuenta el autor es como se llamaban a sí mismo. También la exactitud de los términos empleados, como “germánicos y “tribus”, según el autor, todavía se debate acaloradamente. En ocasiones la palabra Bárbaro es conveniente, pero ninguno de estos términos, debería interpretarse con demasiada rigidez, según Adrian Goldsworthy.
      En el 476, el último emperador romano que ejercía su poder desde Italia fue depuesto en Rávena. Rómulo Augústulo tenía poco más de diez años y era una marioneta en manos de su padre, que comandaba el ejército imperial. En aquel momento ya no controlaba un imperio demasiado grande. En el este, en Constantinopla, gobernaba otro emperador que no reconocía al pretendiente de Italia. La mayoría de las provincias occidentales (Galia, Hispania y Norte de África), habían sido reconvertidas en reinos por caudillos de origen germánico. Ahora que un oficial del ejército de extracción Bárbara llamado Odoacro, había asesinado al padre de Rómulo, y había depuesto al emperador, a Italia le aguardaba el mismo destino.
      A finales del siglo IV, el imperio se había dividido en las mitades oriental y occidental, cada una gobernada por su propio emperador. El Imperio de Oriente, había conservado su fuerza, pero el Occidental había caído en desgracia (su riqueza y su poder había disminuido tras una serie de reveses). En el año 476 al Imperio de Occidente le quedaba poco para caer, de forma definitiva. Durante el siglo siguiente, los romanos orientales intentaron reconquistar los territorios perdidos y ocuparían Italia, África y parte de Hispania, pero carecían de la fuerza suficiente para mantenerlos a largo plazo.
Ya en el año 600 el mundo era muy diferente, porque ninguna superpotencia había ocupado el lugar de Roma y lo que fue su territorio estaba ahora dividido en muchos reinos y pueblos de menor tamaño. Por lo que el mundo medieval había cobrado forma, por lo que el autor, siempre recurrente nos dice que “La Caída del Imperio Romano sigue siendo uno de los grandes misterios de la Historia”
     El año 476, año en que fue depuesto Rómulo Augústulo, con poco más de10 años, por el bárbaro Odoacro, se tiene como el fin de Roma occidental:
      "Existe una amarga ironía en el hecho de que el último emperador hubiera sido bautizado con el nombre Rómulo en honor del mítico fundador de Roma y de que el apodaran 'el pequeño Augusto (Augústulo es diminutivo de Augusto)”.
      “No se puede hablar de un año en particular. Es mejor ver este proceso con distancia. Entre Adriano, Marco Aurelio hasta Rómulo Augústulo la diferencia es bastante impresionante. No hay un claro elemento singular. Y por eso la caída del Imperio romano es un tema que nunca se pasa de moda”.
      Para algunas personas, según nos cuenta Adrian Goldsworthy, el mundo del Bajo Imperio Romano era extremadamente sombrío, con un campesinado cargado de impuestos, al que exprimían para hacer frente a los crecientes costes de mantenimiento de un ejército. Con el tiempo esta elevada presión acabó llevando el sistema a la destrucción.



      En este apartado el autor, hace referencia a Marco Aurelio, y no será la única vez que lo citará en el libro. Me ha encantado esta parte, porque hace un buen resumen de los gobernantes de Roma, sus formas de gobierno y la política de Roma:

               “Los hombres más honorables. Los gobernantes del Imperio”.
       En el aniversario 900 de la fundación de Roma fue conmemorado formalmente en el año 148, cuando Marco Aurelio era adolescente. Es imposible saber si Rómulo existió y si realmente fundó la ciudad en el año 753 a. C., pero es probable que la fecha aceptada de forma tradicional sea la correcta. Roma fue gobernada por reyes hasta el año 509 a. C., cuando el último de ellos fue expulsado y se formó la república. En el siglo III a. C, la republica romana se expandió hasta controlar la península italiana y, a mediados del siglo siguiente ya dominaba todo el mundo mediterráneo. Sin embargo, con el tiempo la política romana fue haciéndose más agresiva. En el año 88 a. C. Un ejército romano marchó contra la propia Roma, comenzando la primera de una serie de guerras civiles que destrozarían la república. Al final en el año 31 a. C., el hijo adoptado de Julio César, Octaviano, derrotó a su último rival, Marco Antonio. Roma volvió a convertirse en una monarquía, aunque Octaviano no quisiera utilizar la palabra rey (César había sido asesinado, porque se sospechaba que codiciaba ese título).
      Octaviano afirmaba haber “Restaurado la República”, pero durante su prolongado reinado creó un sistema que alteró de forma fundamental el equilibrio de poder dentro del Estado. Él y sus sucesores recibieron el nombre de Imperator, de donde procede nuestra palabra emperador, que en latín significaba General. Por lo que era tradicional que los comandantes victoriosos fueran aclamados como Imperator por sus ejércitos.
      Los Persas. Romanos y persas lucharían en el siglo III y hay una página, donde Sapor I, describe su victoria frente a los romanos en el año 244. A pesar de esto a lo largo del tiempo estas luchas seguirán.
      Hace alusión a los Hunos (su origen está envuelto en leyenda), que presionaron a los habitantes de más allá de las fronteras del Imperio romano, que finalmente tuvieron que ser absorbidos por el Imperio, y nos dice el autor, que esto fue un desastre y que llevó a una gran crisis que terminó con la sublevación de los Emigrantes (“Los Pueblos Bárbaros”). Tampoco he de olvidar al el Emperador Constantino. Famoso por ser el emperador que cristianizó al Imperio, aunque el autor hace una crítica voraz sobre él y no dice que muchas fuentes provienen de la Iglesia y que habría que ponerlas en cuestión.
      No dejaré pasar por alto la derrota de Adrianápolis, frente a un nutrido grupo de godos encabezado por Fritigerno. Por lo que el autor asevera que es un grave problema para aquellos que hacen hincapié en la fortaleza y eficiencia del Imperio a finales del siglo IV. También nos dice, que las incursiones de los Bárbaros eran dañinas para finales del siglo IV, pero eran siempre los enemigos internos los que amenazaban el reinado del Emperador y su propia vida.
     También, hacer hincapié en la división del Imperio en el año 395, que reflejaba en buena medida la división de las provincias occidentales, que hablaban latín, y las orientales, que hablaban griego. Había numerosas diferencias regionales de lengua y cultura entre ambas regiones, lo que sin lugar a duda dio cohesión a los dos imperios que surgieron.
      Unos de los apartados del libro nos hablan “Del Imperio Cristiano”: Los propios cristianos siguieron estando divididos en muchos grupos diferentes. En el Norte de África Los donatistas seguían siendo fuertes, manteniendo su organización eclesiástica, con obispos y otros líderes análogos a los de la Iglesia Católica, apoyada por el Estado.
      Teodosio se aseguró de que la Iglesia oficial respaldara únicamente el credo y la doctrina que fueron aprobados en el Concilio de Nicea.


Bibliografía: La caída del Imperio Romano: el ocaso de Occidente 
Libro de Adrian Goldsworthy


La Aventura de Los Godos.
La Aventura de Los Godos


                                 La lenta fusión entre romanos y bárbaros



      No era una novedad que una tribu procedente del exterior del Imperio se estableciera en alguna provincia dentro de éste. Los emperadores Diocleciano y Constantino y otros muchos emperadores, habrían permitido esos asentamientos. Estos pueblos “Bárbaros, que hasta entonces habían sido hostiles con el Imperio Romano, eran trasladados a unas tierras más productivas, por lo que, de esta forma, dejaban de ser una amenaza, para convertirse en contribuyentes fiscales y soldados. Si nos remontamos al siglo I d. C., un gobernador senatorial habría escrito lo siguiente: “Incorporé a más de cien mil miembros de los pueblos que vivían al otro lado del Danubio, para que paguen tributo a Roma junto con sus esposas y familias”. Puede que esta cifra se exagerada, pero no cabe duda, que ya en aquella época, los pueblos fuera de las fronteras del Imperio eran útiles para los romanos. Debo decir que tampoco todos los emigrantes eran admitidos. El famoso Julio César, comenzó sus campañas galas negándose a permitir que una tribu (“Los Helvecios”) atravesaran su provincia de camino hacia su destino en la Galia. Los emigrantes debían rendirse ante Roma, antes de penetrar en el Imperio. Después se les ofrecía un lugar donde asentarse, lo cual se hacía en pequeños grupos repartidos por una amplia zona que hubiera dejado de cultivarse o formara parte de una propiedad Imperial. El estatus legal de estos colonos “Bárbaros” variaba. Un ejemplo concreto: Los descendientes de aquellos que habían sido derrotados, fueron uno de los pocos contingentes excluidos de la concesión de la ciudadanía por parte del Emperador Caracalla. Hay que decir, que la mayoría de los asentamientos de estos colonos se convertiría con el tiempo en pueblos muy prósperos. 
      Hay que destacar, que casi todos los pueblos aceptados por el Imperio romano habrían sufrido derrotas militares en el pasado. Por último, decir que la cosa se descontrolaría ya a finales del siglo IV y principios del siglo V, porque los mecanismos establecidos, por el Imperio para absorber a los “Bárbaros” fallaron, por ejemplo, con los Tervingos
      

                               La Gran Aventura de Los Godos


      Escandinavia fue la tierra original de los pueblos germánicos; el pueblo godo lo era, como otros tantos pueblos que emergieron de aquellas frías latitudes. 
En el área del mar Báltico, hemos de buscar, entre la zona meridional y Alemania.  En este último territorio se asentarán los godos entre los siglos II a.C. y el III. Tampoco debemos descartar la isla sueca de Gotland como punto de “salida oficial” de la expansión goda. Ésta se inició aproximadamente hacia el 50 a.C. De aquella isla báltica, de unos 3.100 kilómetros cuadrados, saltaron al continente, donde se organizaron en tres grupos con el objetivo de dominar el Vístula. Estos contingentes tenían sus nombres: Greutungos (“de laspiedras"), Tervingos (“de los bosques"), y visos ("de las praderas"), y éstos serían absorbidos finalmente por los “Gauti”, nombre original de los godos. Vencieron
a Rugios y Vándalos hasta que los gépidos los empujaron hacia el este por el río Dniéster en Ucrania a mediados del siglo II. Un siglo más tarde, éstos, ya habían sido divididos por las migraciones, en dos grupos perfectamente delimitados: 
      Tenemos, por un lado, los ostrogodos (godos orientales) y por otro lado, los visigodos (godos occidentales). Los primeros se asentaron en los territorios ucranios, dominando a germanos, eslavos, fineses y sármatas; los segundos, al oeste del Dniéster, ocupando Besarabia, Moldavia y Transilvania. Era evidente que los visigodos se consolidaron como firmes candidatos a ser los primeros en entrar en contacto con el Imperio Romano y así lo fue.
     A lo largo del siglo III mantuvieron diferentes enfrentamientos bélicos con Roma, que les procuraron entradas en Misia, Tracia y Dacia, abandonadas definitivamente por el emperador Aureliano en el año 271. En esas tierras crecieron los godos (meso godos) como agricultores, mientras estrechaban cada vez más sus lazos con el Imperio. Años más tarde, en el 332, romanos y visigodos sellaban un pacto por el cual el emperador Constantino concedía a los bárbaros el estatus de federados con el objeto de frenar las incursiones germanas en la zona fronteriza del Danubio. Era el comienzo de una rara amistad.

Bibliografía:
Sanz Serrano, R., Las migraciones bárbaras y la formación de los primeros
reinos de Occidente, Síntesis, Madrid, 1995.
 Musset, L., Las invasiones. Las oleadas germánicas, Editorial Labor,
Barcelona, 1973.
Papol, P. y Ripoll, G., Los godos en el Occidente Europeo: ostrogodos y
visigodos en los siglos V-VIII, Ediciones Encuentros, Madrid, 1988.
La Aventura de Los Godos de Juan Antonio Cebrián.

      


El Imperio romano en tiempos del Emperador Adriano:


Iré desarrollando esta entrada...
Un Saludo de Viajero en el Tiempo

miércoles, 9 de septiembre de 2020

Los Griegos La Civilización micénica Micenas y Troya.

La influencia de los griegos continentales siguió expandiéndose. La ciudad más poderosa de la época era Micenas, por lo que el período de la historia griega comprendido entre 1400 y 1100 a. C. es llamada la Edad Micénica. Las flotas micénicas se esparcieron por el mar Egeo para comerciar, y a menudo llevaban colonos o guerreros para extender su influencia por la ocupación o la fuerza. Los griegos de edades posteriores consideraban esta Edad Micénica como un período heroico, en el que grandes hombres , supuestamente hijos de dioses, realizaron grandes hazañas.




  Iré actualizando esta entrada... Un saludo de Viajero en el Tiempo:

El ascenso al poder de Filipo II de Macedonia

martes, 8 de septiembre de 2020

¿Dónde estaría nuestro pueblo por ejemplo hace 750 millones de años?

 ¿Dónde estaría nuestro pueblo por ejemplo hace 750 millones de años? ¿Y en la época del supercontinente Pangea? ¿Y en la época de los dinaurios? Pues el paleontólogo e investigador californiano Ian Webster, ha dado respuesta a esta pregunta con un mapa interactivo en la web Dinosaur Pictures.



Teinurosaurus

Teinurosaurus

lunes, 15 de junio de 2020

Entrevista a Immanuel Kant.






      Entrevista a Immanuel Kant.


  Viajero.-Hola Sr. Kant, me gustaría hacerle una entrevista, porque estudiándolo se me hace difícil entenderlo, por lo que me gustaría, que me explicase, para que yo y todo el mundo le entendiera, ¿qué es lo que Usted se propone conocer?, ¿qué es el mundo de la experiencia posible? Y ¿qué relación entre sujeto y objeto propone Usted con su filosofía?



Kant.- Querido Viajero, quiero conocer el conocimiento, los alcances y límites de la razón pura. Yo en mi filosofía quiero partir del sujeto cognoscente (del sujeto que conoce), pero el sujeto para conocer necesita algo que se le presente en la experiencia. Yo quiero fundamentar la ciencia, yo quiero fundamentar un pensamiento científico, que demuestre cómo funciona la razón humana. Quiero hacer “Un giro Copernicano”. Yo en lugar de partir del objeto, quiero partir del sujeto. Es el sujeto el que le va a dar forma al objeto (al sujeto se le presentan cosas en su experiencia, el sujeto conoce al objeto y conociéndolo le da forma). Solo hay objetos para el sujeto cognoscente,  porque yo al estudiar la razón humana, encuentro en ella, que dentro de la sensibilidad de la estética, están las categorías de espacio y tiempo. Todos los objetos se nos presentan en el espacio y en el tiempo, pero el espacio y el tiempo, los pone el sujeto. “El sujeto constituye la realidad” y “El sujeto construye al objeto” (giro copernicano). También analizo el entendimiento, y me encuentro con las categorías del entendimiento (unidad, pluralidad, etc.) y dentro de esas categorías entra toda realidad.

      El mundo de la experiencia posible, es el mundo que el sujeto conoce, es el mundo que el sujeto construye.  A mí no me importa lo que la realidad sea en sí misma, lo que yo puedo saber es como el sujeto  construye una realidad para él, solo hay objetos para el sujeto. El sujeto le da formas a las cosas, le da una forma que el sujeto necesita que tengan, para el poder conocerlas.

      Yo pienso que la razón humana está acostumbrada a la presencia, no a la ausencia. Aquello que en si mismo sean los objetos,  es incognoscible para la razón humana.





Viajero.- Según el racionalismo, el sujeto alcanza el conocimiento verdadero a partir de unas ideas que no tiene otro origen que su propia mente; para el empirismo, por el contrario, todo conocimiento proviene de la experiencia. Desde su punto de vista, ¿Cuál de estas dos corrientes explica más adecuadamente el modo en el que se constituye el conocimiento?



Kant.- Todo conocimiento parte de la experiencia, pero no todo  se reduce a la experiencia. Al sujeto se le presentan las cosas (la materialidad), pero el sujeto impone el espacio, el tiempo y las categorías del entendimiento (unidad, pluralidad, totalidad, realidad, negación, limitación, etc.).Estas categorías son categorías del sujeto, no son categorías de la realidad. Aristóteles partía de una visión objetiva de la realidad, yo en cambio sigo la línea de Descartes, una visión subjetiva, pero no recurro a Dios ni a la veracidad divina, tampoco tengo problemas con “el genio maligno”. Descartes tiene que demostrar que la realidad externa existe y no se le ocurre otra cosa que decir: “Ya que veo todas esas cosas ahí fuera, esas cosas tienen que existir, porque si yo las viera y no existieran, Dios me estaría engañando, pues tienen que existir, porque Dios es infinitamente bueno y si yo veo todo lo que hay ahí fuera,  es que Dios no me está engañando”. Descartes demostró la existencia del pensamiento, pero no demostró la existencia de las cosas externas. Lo que sí hizo en cambio es afirmar que existen las ideas innatas, lo que yo no comparto.  El mundo que no podemos conocer (mundo nouménico), está fuera del alcance del sujeto. La razón le dicta las leyes a la naturaleza. Estas leyes la ha puesto el sujeto cuando conoce la naturaleza (una naturaleza para uno mismo). Esta naturaleza la construyo yo con mi saber (sujeto trascendental).

      Yo he visto que El Racionalismo y El empirismo hacían aguas por todas partes y he decidido hacer una síntesis de estas dos corrientes del pensamiento.

     



Viajero.- ¿Cómo valora el modo en el que autores como Santo Tomás o Descartes argumentaron la existencia de Dios? Por otro lado, ¿otorga algún fundamento racional a sus creencias personales respecto a la existencia del alma, su inmortalidad y la justicia divina?



Kant.-En primer lugar, querido Viajero, y tú que me conoces, pensarás que me puedo contradecir, con respectos a los temas que me preguntas. En mi obra “Críticas a la Razón Pura” critico estos argumentos mostrando que son falaces, que esconden errores que los hacen inaceptables.  Pero yo no niego la existencia de Dios, ni del alma, simplemente expongo en mi obra que no era posible conocimiento científico alguno, sobre estos temas. Yo tengo que postular todo esto para que tenga sentido, lo hago en mi obra “Críticas a la Razón Práctica”. Los postulados de mi obra son: La existencia de la libertad (no puede haber obligación moral sin dicha libertad, de obedecer o desobedecer la ley), la inmortalidad del alma y la existencia de Dios. Estos postulados no se pueden demostrar, aunque es preciso creer en ellos y dan lugar a lo que yo llamo “Fe Racional”. ¿Por qué “Fe Racional”? De la fe solo podemos tener un convencimiento subjetivo y no una prueba científica. Racional, porque no vienen dados por exigencias de la revelación, sino de la propia razón.



Viajero.- Bueno, al final escucho lo de siempre. ¿Tendrá algo que ver en estos postulados un tal Federico?



Kant.-  No Viajero, escúchame atentamente. La razón nos impone la aspiración a la virtud, la virtud es solo alcanzable en un proceso indefinido, por lo que supongo la existencia indefinida de la persona o la inmortalidad del alma. También quiero decirte, Viajero que solo la existencia de Dios puede constituir la conciliación entre la moralidad y la felicidad. Si tienes un obrar virtuoso la recompensa la tendrás en la felicidad, querido Viajero.



Viajero.- En mi pregunta, Sr. Kant, de cómo valora usted la argumentación de la existencia Dios que hicieron Santo Tomás o Descartes, no me ha contestado. Yo también he hecho mis deberes y le recuerdo que usted que  ha sistematizado y resumido los argumentos tradicionales de la existencia de Dios de la siguiente manera:

     Usted parte de la observación de la existencia de una finalidad en el mundo y concluye en la afirmación de Dios como Dicha finalidad (argumento físico-teológico). También usted parte de la existencia contingente de las cosas y concluye con la afirmación de Dios como causa necesaria de todo lo real (argumento cosmológico). Otra cosa que me ha llamado la atención, Sr. Kant es que Usted afirma la existencia de Dios partiendo de la idea de un ser perfectísimo (argumento ontológico).  Parece que Usted “Mató” a Dios en la obra “Crítica a la Razón Pura” y ahora lo ha resucitado en su obra “Crítica a la Razón Práctica”.



Kant.- ¡Qué barbaridad Viajero, como te atreves a afirmar eso¡ En primer lugar yo me remito a lo que te dije antes. Yo lo que te he dicho antes, que estos argumentos no se pueden demostrar, aunque es preciso creer en ellos y esto dan lugar a lo que yo llamo “Fe Racional” y te he explicado en qué consiste.

      De Santo Tomás puedo decir que no estoy de acuerdo en sus cinco causas o vías, el pretende demostrar a Dios de una forma científica, y como te he dicho antes esto es imposible. De Descartes he de decir que él recurre a la veracidad divina, el dice en  sus frases: “Existe la idea perfección, yo no soy perfecto, pero esa idea la puso alguien que es perfecto y ese alguien es Dios”, “En nosotros habita la idea de dios como lo perfecto e infinito”. Descartes acude en estas frases  a la teoría de las  ideas innatas, con las que yo no estoy de acuerdo. Por un lado Descartes ha dicho que va a dudar de todo, y ahora introduce conceptos sin demostrar, como el concepto del alma y también quiere demostrar a Dios por medio de la razón, y yo he dicho que esto es imposible.











Viajero.- ¿Qué piensa de modelos éticos como el de David Hume?, ¿Cree que es posible desarrollar una ética universal desde tales presupuestos?



Kant.-  Me produce gran satisfacción hablar de Hume, porque este hombre me ha inspirado en algunas cosas, pero no estoy de acuerdo con el modelo ético de David Hume. La ética de este hombre es una ética utilitarista, que concibe como bien lo que proporciona placer y es útil a la mayoría, él afirma que “nuestras acciones están motivadas por los sentimientos de atracción o aversión que nos produce ciertos comportamientos”.

      Frente a la ética utilitarista de Hume, yo propongo lo siguiente, sin alargarme mucho:  Yo  propongo una ética formal, contraria a la ética material. La ética formal no establecerá ningún bien supremo y qué debemos hacer para conseguirlo. Debemos actuar por deber. Nuestro sometimiento a la ley debe ser por respeto a ella misma, no por utilidad que se derive de nuestro comportamiento. Para terminar yo distingo las acciones contrarias al deber, las conformes al deber y las acciones por deber.

       Yo he intentado separar las éticas empíricas, que son todas las anteriores a las que yo propongo (las éticas formales).



Viajero.- Sr. Kant, estoy impresionado con su ética, pienso que sus principios éticos, crearán precedentes en el futuro, creo que habrá mucha influencia de sus postulados éticos en la realidad futura. Voy a citar algunas frases suyas, si me lo permite, porque me llenan de satisfacción:

“Obra sólo según una máxima tal, que quieras querer al mismo tiempo que se tome como ley universal” .

“Obra como si por medio de tus máximas fueras siempre un miembro legislador en un reino universal de los fines”.

“Obra de tal modo que trates a la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin y nunca como un medio”.



Reflexión de Viajero en el tiempo:
       Yo creo que Kant, fue un punto de inflexión en la Filosofía, estoy de acuerdo con este hombre en muchas cosas, menos en cómo quiere demostrar la existencia del alma inmortal y la existencia de Dios. Pero como hombre tolerante, que pienso que fue, yo no tengo que ser menos y tolerar también su “Fe racional”. Pienso que él supo separar la Ciencia de la Teología y eso es un punto a su favor, aunque algunos no comparta su inclinación de su fe. También me pregunto si hubo influencias de los poderes políticos y religiosos de su época en su obra sobre “La Razón Práctica”

      Sobre su ética, me ha llamado la atención el ejemplo del tendero. También en la actualidad hemos visto muchas influencias kantianas, como por ejemplo en la Educación, la Sanidad, etc. Aquí el ser humano ha obrado según una máxima tal, que han querido que la sanidad y la educación se tornaran en una ley universal, claro, haciendo algunos matices, según el país donde nos encontremos.



  

Un Saludo de Viajero en el Tiempo.

domingo, 7 de junio de 2020

El sistema capitalista, ha trasladado la miseria de unos países a otros.

¿Quién no ha comido chocolate?
El lado oscuro del chocolate

       El cacao es la materia prima del chocolate. ¿Pero de dónde viene este cacao? Informándome en internet, he podido descubrir, que parte de ese cacao se recolecta En Costa de Marfil. La recolección de este cacao la realizan niños en edad escolar, hay niños que son explotados en la recolección de este cacao. Lo que me sorprende, en un vídeo que he visto en You Tube, es que las grandes multinacionales, dedicadas a elaborar chocolate, dicen  que desconoce el origen del cacao y que muchos de los contenedores que llegan a los puertos, llenos de esta materia prima, no llevan etiquetas con la información de donde se ha recolectado, quién lo ha recolectado.


¿Quién no se ha puesto alguna vez unas zapatillas o ropa de grandes marcas?
El lado oscuro de las zapatillas, camisetas, etc.

       Made In Asia. La industria textil explota a los trabajadores de países con bajos sueldos, por ejemplo Indonesia. El costo de la vida es tres veces más de lo que cobra al mes, por lo que tienen que realizar horas extras (jornadas de trabajo demasiado largas). El capitalismo con la globalización ha trasladado la miseria de unos países a otros. La condiciones de los trabajadores del siglo XIX en Europa, la ha trasladado el capitalismo a la periferia (en este caso a un país de Asia, como es Indonesia). Más información:



Desgraciadamente, yo tengo productos informático de origen oscuro.. La producción del  teléfonos y otras cosas ingeniosas en fábricas de China, provocó suicidios entre sus trabajadores durante el año 2011, por el descontento de las condiciones laborales. Los trabajadores están obligados a realizar demasiadas horas extras. Están de pie durante catorce horas diarias. Por todo lo dicho anteriormente, los trabajadores están obligados a firmar pactos de No-Suicidio, según estos pactos la familia del trabajador, promete no demandar a la empresa en caso que su familiar se suicide. Los trabajadores viven y trabajan en la misma fábrica.



      Reflexión: Como he apuntado anteriormente, vemos como las grandes multinacionales explotan de forma directa o indirectamente a los trabajadores de ciertos países, donde los Derechos Humanos y los del trabajo no se respetan en absoluto. En los países antes citado, no ha habido un avance en los derechos del trabajador. Los trabajadores realizan jornadas interminables, viven afinados en su lugar de trabajo, no tienen los mismos derechos que aquí en España, por ejemplo y se explota a la infancia, como es el caso de Costa de Marfil. Por lo que puedo decir, que estas multinacionales no compiten en igualdad de condiciones, con empresas, que si respetan los derechos del trabajador y les pagan un sueldo justo. Estas empresas a las que me refiero, son empresas nacionales (pequeñas, medianas y grandes), afincadas en países desarrollados, que sólo hacen su actividad a nivel nacional o regional. Un caso curioso es la Economía de China, que ocupa el segundo lugar en el mundo. Es una gran potencia económica. La prosperidad de la economía China, no repercute mucho en sus ciudadanos, porque hay mucha desigualdad (mientras algunos se hacen demasiados ricos, otros están sufriendo penurias). Siempre escuchamos la palabra competitividad y productividad. En muchos programas de televisión se nos recuerda muchas veces, por medio de economistas, periodistas, grandes empresarios e incluso gobernantes, que no somos lo suficientemente productivos ni competitivos. Como es obvio, nosotros los españoles, que hemos conquistado, una serie de derechos laborales, no podemos competir en igualdad de condiciones, con países donde los trabajadores son esclavos, se les paga una miseria (antes he puesto un ejemplo. Indonesia. El coste de la vida es tres veces más de lo que ganan) e incluso trabajan niños. Sobre la productividad, se puede siempre mejorar, con tecnología, con formación a los trabajadores, con mejor organización del trabajo, etc. Pero esto no depende únicamente del trabajador, el empresario debe implicarse. Como vemos la globalización tiene aspectos negativos. Grandes multinacionales se instalan en países, donde los derechos de los trabajadores no se respetan, para obtener todos los beneficios que puedan. El sistema capitalista, ha trasladado la miseria de unos países a otros (siglo XIX en Europa al siglo XXI en Asia o África). En España se está justificando, con la crisis, una serie de recortes de derechos y esto es muy grave.

Un Saludo de Viajero en el Tiempo